sábado, 22 de diciembre de 2012

Pensar no está demás

Sí. De vez en cuando me pongo a pensar, más que nada para sacarle brillo al cerebro. Para que no se atrofie, ya sabéis.

La mayoría de las veces son tonterías: chistes malos, obviedades, rimas absurdas, insultos en general... Cosas absurdas y sin sustancia alguna. En ocasiones, sobre todo cuando me encabrono con el mundo, me sale la vena existencial y me pongo en todas las posiciones posibles que ha desencadenado la situación. Una vez se me pasa el enfado y puedo razonar, por supuesto. Son menos los momentos en los que mi cabeza rodea temas externos a mi persona, lo que siento, lo que quiero hacer con mi vida, lo que necesito, lo que aborrezco, lo que he ido cambiando a lo largo del tiempo.

Sea lo que sea que ocupa mis pensamientos, todo me ayuda a visualizar mejor quién soy. Para bien y sobre todo para mal. Me hace plantearme ciertos aspectos de mi vida que debería mejorar, quizá dejar de hacer en algún futuro. Puedo llegar al punto de ponerme a llorar por descubrir que soy la persona más imbécil de la zona o, al contrario, quedar satisfecha con que soy mejor de lo que muchos desearían ser.

Al final siempre termino yéndome a la cama con la sensación de no haber sacado nada de provecho y, sin embargo, me levanto como si fuese otra persona distinta, dejando atrás los errores pasados y dispuesta a errar de nuevo como si fuese la primera vez.

Lo que hace el pensar.

Por otro lado, la falta de entradas no implica que me haya olvidado del blog. Es más del palo de que no me ocurre nada interesante y que tampoco es que esté pasando por el mejor momento anímicamente. Así que eso. Esperad la entrada de fin de año, como de costumbre y en dirección a los cuatro (si no me engaño) años de vida de este blog, que sin duda ha vivido tiempos mejores.

Y feliz navidad a aquellos que todavía creen en la magia. A los muggles les digo que disfruten más de la vida, que sólo tenemos una y hay que aprovecharla.

PS. Tengo Juego de Tronos en mi estantería. Tan pronto me lo lea haré una crítica (imagino positiva) al respecto.  No me spoileéis gratuítamente u os enviaré una orda de gatos asesinos. Redundante, lo sé, pero avisaos quedáis.

viernes, 17 de agosto de 2012

Se acerca ese mes, ese día, otro año más.

Por alguna extraña razón le estoy dando vueltas a todo lo que pasó durante mi adolescencia. Lo asocio directamente a que me faltan dos meses para cumplir los veinte. Para mí eso determina superar una fase, seguir adelante en el camino y no mirar atrás más que para recordar unos errores que no pienso volver a cometer.

Siendo sincera, no podría estar más contenta de pasar a la siguiente década de mi vida. Ya llevo casi dos, la primera fue sin duda la mejor que he vivido hasta la fecha, cuando más feliz he sido, más libertades y menos responsabilidades. La segunda la he odiado desde el momento en el que empezó hasta ahora mismo que escribo.

He...escrito unos cuatro párrafos explicando lo que significó la adolescencia para mí pero como no quiero aburrir, borro y resumo. Me ahorro detalles y si queréis preguntáis al respecto.

Cuando tenía diez años era la niña más inocente del universo, siempre dispuesta a ayudar a aquel que lo necesitase. Pasaba desapercibida, era una más en mi grupo de amigos. Nunca recibí una mala palabra, mis compañeros me respetaban y yo a ellos. A los quince años -tras cambiarme al instituto- ya tenía depresión, derivada de esta engordé diez quilos en cuatro meses, no es que tuviese la autoestima baja es que directamente no tenía autoestima, seguía defendiendo a aquel que lo necesitase y seguía creyendo en la honestidad de las personas, sobre todo de mis amigos.

Ahora con casi veinte me da totalmente igual lo que la gente diga de mí, si alguien necesita algo se lo proporciono si está a mi alcance, no titubeo a la hora de decir lo que pienso haga daño o no, cuento mis amistades con los dedos de una mano y no llamo amigo a cualquiera que me llame amiga, ejerzo una autocrítica muy dura por lo que no permito que otros me critiquen con o sin conocerme, sigo con quilos de más, no me visto como cualquier chica y no me importa lo raro que me miren, ¿sabéis por qué? Porque me encanta lo que veo en el espejo cuando veo mi reflejo.

Odio el lugar donde me crié en mi adolescencia y amo el lugar en el que me crié en mi infancia. Son el mismo pueblo, pero la gente no era la misma y la diferencia se nota. Si ahora soy peor o mejor persona no me importa, soy alguien y defiendo mi postura de seguir siéndolo. Así que si alguien quiere adivinar cómo seré en diez años probablemente acierte si dice que lo daré todo por mis amigos y seré fiel a mí misma, porque al menos yo nunca me he fallado.

En otro orden de cosas, este blog ha pasado de 150 entradas. ¡Qué petarda he sido durante estos dos años y pico, copón!

jueves, 9 de agosto de 2012

Propósitos de Año Nuevo - Cómo va la cosa

Pues así va la lista pasado más de la mitad del año, por suerte. Las que están en cursiva son las del año anterior que no cumplí. *Anotaciones entre corchetes.*
  • Acabar TODAS mis historias antes de fin de curso. [Lo tengo casi como misión imposible, he perdido las ganas de escribir según qué historias.]
  • Acabar Más que eso (el doujin de Prince of Tennis). [Otro proyecto estancado. Estoy a ver si lo saco a relucir antes de final de año.]
  • Hacer una cabecera decente para el blog. [Lista. No sé porqué he tardado tanto en subirla.]
  • Limpiar mi habitación y reorganizar todas mis cosas. [A medio hacer porque necesito espacio y cajas. Tengo demasiadas cosas, sobre todo libros.]
  • Ir al Salón del Manga de Barcelona. [Imposible hasta que la situación en casa mejore.]
  • Subir a un avión. [Lo veo difícil.]
  • Ir a París/ Italia/ Reino Unido/ EEUU. [Imposible hasta que la situación en casa mejore.]
  • Aprobar el curso. [En un mes la tacho, sí!]
  • Hacer más ejercicio físico.
  • Currarme más los trabajos de clase.
  • Quedar con mis amigos más amenudo.
  • Intentar no viciarme al café (aunque ya lo veo tarde).
  • Salir a sacar fotos de cuando en cuando. [Por alguna razón me da la pájara antes de salir de casa con la cámara.]
  • Recuperar el hábito de lectura. [Hasta que termine los exámenes nada de lectura que no tenga que ver con lo que estudio.]
  • Culturizarme.
  • Emplearme a fondo en mis estudios.
  • Sacarme el carnet de conducir. [En septiembre caerá, me imagino.]
  • Intentar no ser tan paranoica.
 Bueno, y así queda la lista hasta diciembre.
  • Acabar TODAS mis historias antes de fin de curso.
  • Acabar Más que eso (el doujin de Prince of Tennis).
  • Limpiar mi habitación y reorganizar todas mis cosas.
  • Aprobar el curso.
  • Salir a sacar fotos de cuando en cuando.
  • Recuperar el hábito de lectura..
  • Sacarme el carnet de conducir.
Con un poco de empeño, diría que puedo conseguirlo. Y para los que dudais, sí, esta entrada es más spam que otra cosa, pero quería actualizar esto.

sábado, 2 de junio de 2012

Fallar no está mal

Hace tiempo me di cuenta que el mundo parece estar en contra de aquellos que fallan. Se les ignora, desprecia y evita como si tuviesen la peste bubónica. Yo me pregunto si esa gente es perfecta o simplemente discriminan los esfuerzos de otros, por muy mal que les salgan las cosas al final, por ceguera ante sus propios fallos. A causa de este tipo de gente una crítica siempre es mal digerida porque se cree que se dice para ofender, no para mejorar.

Reconozco que soy muy dura cuando critico a alguien, sobre todo cuando ejerzo autocrítica, pero no lo hago para causar daño sino para que se reconozcan los errores. A mí nunca me lo han dado todo hecho, me lo he tenido que jugar yo solita. He tenido profesores que se han reído de mis ambiciones, me han llamado idiota y me han dado pescozones; los mismos que siempre me han dicho "cree en ti misma, en tus posibilidades; lucha por lo que quieres y no te rindas". Puede parecer cruel o que juegan a dos bandas, pero simplemente buscaban ayudarme a salir del cascarón. Finalmente lo conseguí, pero me ha costado sudor y lágrimas de sangre y si algún día me los encuentro por la calle les daré las gracias. Por eso no me tomo a mal que me digan que fallo y, sobre todo, en qué fallo. Lo digan como lo digan, es el contenido lo que me interesa no la entonación.

Por poner un ejemplo, este año mis profesoras de dibujo me pedían opinión para los trabajos de mis compañeros y yo soltaba todo lo que yo veía mal, desde mi propia perspectiva. Las profesoras me corregían o afirmaban lo que decía según su propio criterio también. Me gané muchas malas caras por eso y no llegué realmente a conocer a mis compañeros de clase hasta el último trimestre, cuando aprendieron lo que yo ya sabía y podían ejercer una crítica como la mía e incluso mejor. Aunque fuese tarde, entendieron que mis críticas tenían fundamento, no me inventaba cosas sobre la marcha y, de una manera u otra, me lo fueron agradeciendo.

Lo malo no es fallar, sino no querer saber porqué se falla y tan solo creer lo que te dicen sin buscar una tercera, cuarta o quinta opinión. La ignorancia es la base de la ofensa.

sábado, 19 de mayo de 2012

Fin de curso

Al fin puedo decir adiós a este año escolar, aunque tendré que esperar al martes a que me den las notas. Entonces sabré si me despido para siempre o si es un "nos veremos en septiembre". Pase lo que pase, este es el último curso de instituto de mi vida, con todo lo que ello implica.

Toda mi vida hasta el momento se podría resumir en diecinueve años escolarizada en los que sólo he aprendido algo que me sirva para un futuro los últimos tres, hablando por supuesto de cuestiones escolares. A día de hoy no sé porqué he perdido tanto el tiempo, sin esforzarme por tener una formación un poco más digna. He repetido dos cursos (aunque este último por razones superiores a mi persona) y sólo me ha servido para perder el poco interés que tenía. Al menos las asignaturas chapa se terminan hasta próximo aviso.

Sin embargo queda la parte más dura: ¿y ahora qué? No tengo ni idea de qué hacer con mi vida. ¿Un ciclo formativo? Tengo los exámenes de acceso a principios de junio. ¿Un grado? Tendría que sacar el curso ahora y estudiar para selectividad, antes de los exámenes de acceso. Hace un par de meses lo tenía todo tan claro que abrumaba a mis compañeros de clase, ahora lo veo todo tan borroso que me voy a dar una leche en el momento menos pensado.

En fin, se acaba mi relación amor/odio con mi rutina. Tendré que hacerme un horario que seguir y no caer en el vicio o volverme choni.

Dicho esto, me voy a dibujar un rato. ¡Hasta más ver! 

domingo, 13 de mayo de 2012

De proyectos y otras cosas random.

Sigo sin hacerme a este cambio de blogspot, pero bueno, todo es acostumbrarse. Llevo sin escribir nada aquí desde marzo, lo que tienen los exámenes, ¿eh? Menuda forma de absorberte la poca vida que tienes. En fin, el caso es que esta semana termino con las recuperaciones finales y el mes que viene tengo selectividad y las pruebas de acceso a ciclo. Todavía no sé si presentarme o dejar pasar un año para aclarar bien lo que quiero hacer y prepararme para ello. Supongo que lo tendré más claro una vez sepa si apruebo el curso ahora o tengo que esperar a septiembre.

El caso es, como ya anuncié en su día, tengo una serie de proyectos estancados desde hace, bueno, años. Sin embargo ayer, mejor dicho hoy, a eso de las cinco de la mañana, encontré el storyboard de una historia sobre la que estuve trabajando hace un par de meses para hacer un cómic. Como no tenía mejores cosas que hacer, ya que me había despertado y tardo la vida entera en dormirme de nuevo, me puse a dibujar un par de páginas. A las ocho de la mañana tenía cuatro páginas dibujadas, a falta de entintado y retoques finales. Digamos que la satisfacción que sentí una vez tuve las páginas ante mí, viendo el storyboard al lado de lo que en un principio era y en lo que se había convertido, fue sólo comparable a cuando mis padres me regalaron mi Wacom Bamboo hace años.

Lo mejor de todo es que mientras dibujaba, estaba viendo como, al mismo tiempo, una de las dibujantes que más admiro estaba dibujando los paneles de su cómic, vía Stream. Increíble sensación, de verdad os lo digo. Si no fuera porque tengo que seguir estudiando, seguiría esta tarde con el storyboard para hacer más páginas sin problema de llegar a un punto que no tengo planeado. Pero jueves continúo, que para ese entonces seré ya libre.

En un rato subo una foto de esas páginas para acompañar el post. Hasta pronto~

*EDIT*
Storyboard y páginas


domingo, 4 de marzo de 2012

Organizándome

Una amiga mía se ha planteado renovar su forma de ver la vida. Ha empezado a hilar sus costumbres de manera que le dea tiempo a hacer todo lo que se plantea sin estresarse. Con este "cambio" ha conseguido mejorar sus notas, su estilo de fotografía y, porqué no, su creatividad. Como buena amiga que es me recomendó hacer lo mismo y resulta que tiene razón. Una vez empiezas a organizarte, a hacer algo con tu vida, todo parece ir viento en popa.

Me he puesto a prueba este fin de semana. Me senté el sábado delante de mi libro de historia y empecé a hacer apuntes. Tan pronto la cabeza empezó a darme vueltas, a eso de las tres horas de haber empezado, me tomé un descanso y miles de ideas se me vinieron a la mente (todas sobre guerras, lo que tiene estudiar historia). Volví a repetir la rutina hoy y volvió a ocurrir lo mismo.

¿Conclusión? Llevo años diciendo que necesito organizarme pero nunca lo he hecho, quizá si me lo hubiese planteado antes otro gallo cantaría. Y, por otro lado, me alegra haberme decidido. Mañana le daré un ultra-abrazo a mi amiga y la invitaré a un té~

viernes, 24 de febrero de 2012

Random Post

Este mes se me está haciendo curiosamente eterno. No sé si es por los exámenes, por la fatiga que producen los mismos o por lo cansada que estoy ya de todo, lo cual no es bueno. Tengo estrés por la más mínima tontería, la paciencia se me evapora con mucha más facilidad que antes (y creedme cuando digo que soy excesivamente paciente en condiciones normales) y no tengo ganas de nada. Hay días que me levanto sin hambre, otros que me paso la noche dando vueltas en la cama, que si me mato a estudiar para un examen no me apetece dibujar, que si me apetece dibujar no me apetece estudiar (lo cual me parece más normal)...En fin, cataclismo anti-mipropiapersona.

Con un poco de suerte esta situación se estabiliza el mes que viene, que ni hay vacaciones, ni puentes, ni festivos y todo van a ser recuperaciones tras recuperaciones, trabajos y más trabajos, exámenes y más exámenes.

Yuhu.